Martes, 25 de julio de 2006
Hace unos d?as hicimos una recopilaci?n de datos biogr?ficos del Dr. Oscar El?as Biscet y sugerimos en esa oportunidad que se leyera, para no hacer este Editorial extenso y bibliogr?fico, y limitarnos a exponer nuestas modesta opini?n de por qu? Oscar El?as Biscet es el gran temor del dictador Fidel Castro y toda su camarilla de testaferros, aduladores y sicarios.

Una forista se quejaba en ese tema acerca de que incluso en nuestra radio y noticieros de Televisi?n se habla de y se entrevista a los mismos siempre y de Biscet no se escucha mucho. En lo que respecta al exilio, es una gran falta que deb?a enmendarse. Yo creo que los rumores de si Castro est? grave o si fu? a una conferencia o si se compr? un avi?n con sus millones bien son temas que pudieran tocarse, siempre despu?s de una saga a la labor de Oscar El?as Biscet y el desarrollo de su campa?a de ayuno, as? como su estado de salud deb?a seguirse tal y como seguimos la de Fari?as.

No quiere esto decir que Biscet est? olvidado y no haya quien lo mencione y est? al tanto de su lucha, pero al igual que la forista en cuesti?n, creo que no es lo suficiente y con los c?clicos olvidos, un poco que complacemos al tirano.

Ahora respondamos a la pregunta que titula este tema: ?Por qu? Biscet es tan temido por el dictador?

Pudieramos responder con muchos motivos, pero me referir? principalmente a dos:

Primero:
Si hay alg?n instinto que Castro ha venido desarrollando y llevado a la pr?ctica desde su inicio en su malvado plan es detectar lo o quien le puede hacer mucho da?o. Tanto imagens o s?mbolos como hombres de acci?n, son detectados por el d?spota con los que se ensa?a, hasta neutralizarlo por medios de calumnias en el caso de las personas y apropiarse de ellos en el caso de los s?mbolos.
Recordemos, el caso de Elian, y como Castro cuando vi? la imagen de Elian cuando lo rescataban sinti? que esa imagen que recorr?a el mundo era una acusaci?n constante que echar?a por tierra todo su andamiaje propagand?stico, or lo que dispuesto a combatirla, se apropi? del caso, destrozando los planes del padre, que ya hab?a dicho que estaba dispuesto a venir a Miami a "buscarlo".

Castro, enseguida en boca de Juan Manuel, puso la frase, "yo no tengo que ir a Miami" y se meti? delleno en el caso con todas las de ganar: Si no lo devuelven, gano y si lo devuelven gano tambi?n, porque ya hab?a desviado el tema del drama de los cubanos que se lanzan al mar a riesgo de sus vidas y entonces, quedaba, el norte revuelto y brutal que no hab?a querido devolver el ni?o a su padre. Hoy vemos como Elian, es utilizado descaradamente para la propaganda del r?gimen.

Con Biscet, es lo mismo. Biscet es un profesional graduado en el sistema de educaci?n de los a?os castristas, joven, negro. Su imagen, desde luego que es mucho m?s atractiva y convincente que la del viejo escler?tico con su traje Verde Olivo que ya m?s que un uniforme, parece una mortaja del muerto vivo que es Castro.

La valent?a y la seguridad conque habla Biscet es un renacer del esp?ritu de lucha del cubano, es un renacer de una esperanza, Biscet es carism?tico, inteligente y sobre todo, Biscet plantea un programa que no le hace ninguna gracia.

El programa de Biscet no contempla la conciliaci?n con Castro y sus sicarios, no contempla un dialogo de ningun tipo, su discurso pol?tico se acompa?a con la palabra de Dios en un pa?s en que la miseria hace regresar a los cubanos a la palabra de Dios en busca de una esperanza, de una f?, de una soluci?n a la precaria situaci?n de la Patria y de sus hijos.

Biscet no es aquel que habla de Dios, se retrata delante del sagrado Coraz?n de Jes?s y recomienda jugar las reglas del juego de la dictadura para una conciliaci?n y un cambio a a?os luz en la medida quer los sicarios vayan cediendo espacios. Biscet plantea tomar esos espacios que le pertenecen al pueblo sin que medien acuerdos con los que hoy los detentan.
No se trata tampoco del que sale constantemente en un balanc?n criollo, mostarndonos estad?sticas y una que otra denuncia sin proponer una soluci?n inmediata, como un simple cronista contemplativo de las Violaciones de los Derechos Humanos del r?gimen pero a la vez hace un juego pol?tico de alianzas y compromisos peligroso y conciliador. Biscet exige, lucha y busca lineas de acci?n de todo tipo para que cesen las Violaciones.

Biscet no es el te?rico que sale con una marxismo de nuevo tipo a teorizar la inevitable caida del r?gimen, Biscet es un revolucionario pr?ctio que lucha y sabe como se debe luchar para el acmbio total del estado de cosas cubano.

Biscet no teme saludar y agradecer la ayuda que pueda recibirse de los gobiernos de otros paises, porque el mismo, no se siente un mercenario, porque el mismo sabe por lo que lucha, porque a ?l le importa un comino lo que diga el gobierno y sus papagayos mercenarios al servicio de Castro, principal enemigo de Cuba. Porque cualquier ayuda que reciba no la utiliza para otra cosa que no sea la denuncia y el enfrentamiento constante. Quien le teme a que le digan mercenario, pienso que algo de eso lleva adentro. Porque el mismo est? ofrendando lo mejor de un ser humano, su vida, su familia y su juventud. Conozco una mujer de la que pudiera decir lo mismo que he dicho de Biscet y creo que debo mencionarla y es Marta Beatriz, quien poco le importa que la repriman de cualquier forma, hasta la encarcelaci?n.

Hay otros movimientos, como el de las Damas de Blanco, por ejemplo, que no por esto, los estoy descalificando, como tampoco descalifico a nadie, de lo que se trata es de se?alar el por qu? Biscet es el terror de la dictadura y no se le permite ni un degundo de libertad o de acercamiento al pueblo. Que se silencia su existencia hasta el punto de que hay cubanos que no lo conocen, porqure Castro sabe que los que llegan al hombre lo identifican como una posibilidad en el futuro espectro pol?tico de la Patria Nueva.
Biscet destruye la imagen de que los negros apoyan a la Revoluci?n fracasada, destruye la im?gen del hombre nuevo que se propusieron, destruye la im?gen de que somos un pueblo no creyente o creyentes pasivos. Biscet simboliza el fracaso de la revoluci?n y propugna una nueva Revoluci?n que coloque las cosas de la manera en que nunca debieron ser cambiadas.

Segundo

Los inicios de la toma de posiciones de Biscet fueron totalmente humanistas pero iban dirigidos a un Logro m?s que cacareado de la Revoluci?n. La salud y de esta la baja Tasa de Mortalidad Infantil.

La denuncia de los m?todos utilizados en los abortos, la facilidad con la que se propon?an y con las que se aceptaban, la cantidad de abortos, que son una cantidad irresponsables de ni?os que no nac?an y que deja a los que conocimos los manejos de los indicadores y de los "esfuerzos" por cumplir las "metas" como un mecanismos de deshacerse de ni?os que si nac?an pudieran afectar en unos meses la Tasa de Mortalidad Infantil.

Alguno que lea esto, sobre todo, los que se desarrollaban en el campo de la salud y especificamente en padiatr?a y gineco-obstetricia saben que cuando fallece un ni?o menor de un a?o en Cuba, de haber dos o m?s hospitales involucrados, como cada uno trataba de salvar su responsablidad, pero no por buscar el error y sacar conclusiones pr?cticas que contribuyan a que esto no sucediera m?s, sino, para buscar el culpable de que el indicador se haya visto afectado y hacerle su "cr?tica revolucionaria", por supuesto el peligro de exposici?n a esta cr?tica bien vale un diagn?stico de legrado por alg?n "compa?ero m?dico inescrupuloso".

No, por supuesto Castro no puede permitir que Biscet sea conocido, demosle, debe decir Castro, a la prensa, a la comunidad europea, otros opositores o disidentes menos problem?ticos que este Biscet.

Por todo esto, Biscet debe ser dado a conocer en cuanto medio tengamos y una de las formas es apoyar su candidatura al premio Pr?ncipe de Asturias de la Concordia del cual tambien publicamos un link para que todos hagamos nuestro aporte.



Publicado por hantofe @ 8:14 AM
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios