S?bado, 05 de agosto de 2006
Para nadie es un secreto que hay costumbres que se enmarcan con fuerza en la conciencia social de los pueblos y son las que algunos llaman idiosincracia y en el caso de los cubanos cuban?a. Usted cuando nace en cuba es cubano pero cuando se cr?a en Cuba su ciudadan?a viene ratificada en su cuban?a.

La cuban?a es anterior a la Naci?n. Todav?a eramos colonia espa?ola, no eramos naci?n, pero ya exist?a y se desarrollaba la cuban?a en aquellos hijos de esclavos o espa?oles.

Una de las cosas que definen a un cubano es su actitud ante la despedida de una persona que ha fallecido. Los rituales pertinentes en cualquier lugar son llamadas honras f?nebres, pero en Cuba se res?men en el velorio y el entierro.

Ese momento en la vida de un pueblo es uno de los momentos m?s importante y respetable en la vida de un cubano. Castro conoce eso y por esas razones una de sus primeras medidas fu? el velorio y el entierro gratis, lo que di? lugar inmediatamente a ser bautizado como el colmo de un gobernante: Matar a un pueblo de hambre y despu?s darle el entierro de grat?s. No obstante, enseguida se dieron casos de familiares de muertos por la tiran?a que no se les entegaban los cuerpos y ni siquiera se les comunicaba donde descansaban, tambi?n han existido casos en que a las familias se les obligaba en aquellos casos en que ten?an el cuerpo a velarlo en pueblos cercanos al del difunto, o como en el caso de los muertos en el remolcador interrumpir el velorio ante una foto del difunto para evitar las manifestaciones de dolor. Nada, que la ineficacia de su sistema y su car?cter fuertemente represivo superaba al propio pol?tico Fidel Castro.

En Miami, por ejemplo. por el sistema de vida diferente, usted puede llamar al doliente conocido e informarle que por motivos de trabajo no pudo asistir a los funerales y es aceptado, pero en Cuba no se admit?an excusas de ningun tipo, hasta encontrandose ingresado en un hospital e incluso preso se hac?an todas las gestiones posibles para la asistencia al acto de despedida del fallecido. Es de todos conocido que junto a la fama de Celia Cruz, que no pudo evitar el r?gimen Castrista, surge en todos los paises e idiomas, que hablan sobre la Guarachera de Cuba el hecho de que el gobierno comunista no la dej? asistir a los funerales de su madre, alzandose esa an?cdota como un dedo acusador a Castro.

Este momento en que una persona perd?a a un ser querido, cobraba tal importancia que familiares o vecinos que estaban peleados a muerte, al ocurrir un fallecimiento, se hac?a una tregua t?cita y los "peleados" se abrazaban en la consabida frase de "te acompa?o en los sentimientos y si te puedo ayudar en algo, ya sabes que puedes contar conmigo".

Tambi?n conoc? personas que no les perdonaron a alguien, familiar o amigo, haber asistido al funeral de fulano con unos zapatos rojos, aunque la pobre no tuviera nada m?s que esos zapatos. Ya lo sabe, por nada del mundo se aparezca en un velorio de un cubano con una camisa roja o simplemente escandalosa, porque se gana uno o varios enemigos para toda la vida.

En la historia de Cuba han existido entierros que han quedado registrados como multitudinarios, no importa la profesi?n del muerto, ya lo dije, cuando alguien muere, todos le perdonan, con la excepci?n de hombres como Fidel Castro o Ch? Guevara, permitanme aclarar esto. Toda regla tiene su excepci?n.

El primer funeral famoso que tengo conocimiento en Cuba fu? el de un proxeneta conocido como Yarini al que toda La Habana, "la gente del medio m?s antiguo del mundo " y personas de todos los estratos acompa?aron sus restos para darle "cristiana sepultura".
Otro insuperable en participaci?n fu? el de Eduado Chib?s, pol?tico incorrupto dirigente del partido ortodoxo que ya en temprana fecha desair? a Castro de su partido por considerarlo "un gangster". Recuerdo adem?s en Regla el entierro muy concurrido de una cantante del patio, Clara la integrante del duo Clara y Mario. Pero tambi?n recuerdo en Regla el entierro de un j?ven que fu? asesinado cuando intentaba salir del pa?s por Celimar y los familiares y pueblo, trasladaron sus restos desde la funeraria hasta el cementerio de Regla, no sin antes, con todas las calles del pueblo repletas de reglanos, se desviaron para llevar el ata?d con la v?ctima hasta la Estaci?n de la Polic?a, gritandole a los agentes todo tipo de cosas y el r?gimen, sabiendo lo que podr?a provocar un acto represivo, se mantuvo con los brazos cruzados ante la explosi?n de ira del pueblo, s?lo unos d?as despu?s se ensa?aron con los que m?s se se?alaron, para como siempre dar un castigo "ejemplarizante" al m?s puro estilo medieval.

Otro entierro muy concurrido, pudiera decirse que fu? un exito tambi?n fu? el del popular m?sico Roberto Faz, que tuvo su saga con los comentarios de que hab?a sido enterrado vivo, pues su cuerpo estaba movido al momento de la exhumaci?n.

A prop?sito de los entierros en la nueva cuba, se han hecho dos pel?culas que de alguna manera llevaban impl?citas una cr?tica al r?gimen: "La Muerte de un Bur?crata" y aquella en que tuvieron que trasladar desde una provincia oriental un cad?ver hasta La Habana, con las inevitables situaciones que se presentan en Cuba para trasladarse de una provincia a otra.

Yo tengo algunos recuerdos acerca de velorios y entierros. El primero que me viene a la mente fu? en pleno campo camag?eyano, yo hab?a visto velorios en la propia casa del difunto, donde la funeraria tra?a la base de la caja y los consabidos candelabros con las velas, los vecinos hac?an una colecta y se pagaban los funerales, pero cuando llegu? a ese funeral en monte adentro, recib? una gran sorpresa, porque el cadaver del fallecido estaba encima de la mesa de la casa cubierto con una s?bana y aquellos pies al aire desnudos se?alandonos con el dedo gordo para el techo, como recordandonos que todos un d?a iriamos pa'rriba, inevitablemente. Por lo dem?s, el velorio en el campo es muy ameno, no faltan los chistes, la comida abundante, y si el difunto le met?a a la d?cima, hasta su decimita se le ofrec?a. Para mayor desgracia, este funeral fu? despu?s de Castro y esa zona era demasiado pobre para la abundancia de comida, a pesar de ser en el campo. No recuerdo como se llamaba el difunto, pero la im?gen de aquel velorio tan humilde no se me ha borrado de la mente.

Un entierro inolvidable de Guanabacoa fu? el Juan Arrondo, famoso compositor cubano, porque un empleado de Cultura Minicipal, se le ocurri? colocar grandes speakers en el cementerio y en aquel momento de concentraci?n y dolor en que el ata?d era descendido, puso a todo volumen una grabaci?n que Arrondo hab?a hecho en vida como una despedida a familiares y amigos el d?a de su muerte. El resultado no fu? el esperado, pues el brinco que dieron los presentes culmin? en una escena de p?nico y desmayos.

Y en Marianao, en la Plaza, frente al cine Principal, en el entierro de Ignacio el falsete inigualable de los Zafiros, que viv?a cerca de all? al lado de la cafeter?a "El Kylo", jam?s olvidar? a sus compa?eros del cuarteto cantando una de sus canciones al lado del ataud. Hoy d?a a?n me erizo cuando lo recuerdo o cuando los escucho en una grabaci?n y aquella im?gen me llega a la mente.

Otro recuerdo me toc? muy de cerca. Fallece mi hermano que viv?a, antes de fallecer, por supuesto, en Pinar del Rio. Debido a que mi carro estaba en el taller, casualmente estaba yo en mi casa a eso de las 7:00 pm, cuando recibo la triste noticia por la voz de mi hermana. Pasado el momento de la consternaci?n y el dolor, vino, la soluci?n del problema. Ten?amos que asistir inexcusablemente por miles de motivos comprensibles al velorio, elegimos la representaci?n de la familia, hice una llamada, y se me dispuso un auto con chofer y gasolina en el tanque y como est?bamos en Cuba, hab?a que llevar gasolina en el maletero con el consabido riesgo que conlleva esta negligencia.

Inmediatamente salimos dos hermanas m?as, un sobrino, y yo enseguida llegamos a Pinar, encontramos la casa donde se velaba al difunto y con mi cu?ada y sobrina compartimos el velorio, entre recuerdos y alguna que otra l?grima o nudo en la garganta. El entierro ser?a a las 4:00 aproximadamente, por lo que a las 3:00 llegar?a el carro f?nebre que lo trasladar?a al cementerio. Lleg? la hora y el carro no aparec?a, esperamos un tiempo prudente, hasta que yo conociendo las cosas surealistas de Cuba me dirijo al establecimiento donde se hab?a alquilado el servicio. Cuando hago la pregunta l?gica, el empleado me responde como si fuera la cosa m?s normal del mundo que a?n el Poder Popular no les hab?a entregado el bono de gasolina. Por poco el pr?ximo difunto soy yo o aquel empleado, no pueden imaginar, como cubano, la afrenta tan grande que sent? haber recibido. Me dirig?, no sin antes decir cuatro barbaridades all?, al local del Poder Popular, y no les contar? detalles, pero de all? sal? con el empleado que hab?a discutido antes y los Bonos de gasolina. Al f?n mi hermano podr?a descansar en paz, Fidel lo hab?a jodido hasta el ?ltimo momento de su vida.


En Cuba hay Funeramani?ticos, son aquellos que no se pierden un funeral, y una de esos era una hermana m?a, que era capaz hasta de llorar de gratis, si ella estuviera ahora a mi lado, estoy seguro que no terminariamos nunca de contar an?cdotas relacionadas con los funerales. Si hay una cosa curiosa que parece influy? en mi hermana y es que su primer esposo lo conoci? en un funeral, el hombre era polic?a de Batista y en una ocasi?n asisti? en representaci?n de su cuerpo, (el de polic?a), a un velorio de un familiar nuestro donde hizo guardia de honor y parece que algo m?s, porque termin? casado con mi hermana. En los velorios cubanos, nunca se sabe lo que pueda pasar. Yo recuerdo, en una oportunidad en que estabamos los j?venes del barrio reunidos en un aparte tertuliar del velorio y yo saco un paquetico de Protex, recuerdan aquellos preservativos chinos que ven?an en un envase parecido a esos que nos dan con los cigarros en los establecimientos, pues saco un paquetico y se lo doy a una amiga diciendole que eran una marca nueva de f?sforos, mientras otro la mantiene entretenida conversando. Todos los que pasaban delante de la muchacha la miraban con ese paquete de preservativo en la mano en medio de la funeraria asombrados, hasta que un hermano mio vino a joder la fiesta, llamandole la atenci?n por tener "eso" en la mano delante de todo el mundo. Mi amiga pas? una verg?enza tremenda cuando le dijo lo que era.

Por ?ltimo, me referir? a una triste an?cdota y es sobre el velorio y entierro de un compa?ero de trabajo. El difunto era un hombre bastante alto y estimo pasara las 200 libras aunque era de apariencia delgada, precisamente por su altura. Esto lo menciono porque los hijos tuvieron que solicitar una caja un poco mayor que la standard. La Funeraria es aquella que se encuentra pr?xima al "Parque de la Libertad" que toma su nombre popular porque en ese parque de Calzada en el Vedado es donde primero se organizaban las "colas" para la oficina de intereses de aquellos que pretend?an viajar a los Estados Unidos.
El velorio se desarroll? sin nada diferente a lo habitual, a no ser que en el piso superior estaba tendido un "mayimbe" cercano a los c?rculos de poder en Cuba y mientras los dolientes y amigos de mi amigo ten?amos que ir obligadamente a la cafeter?a cercana a la Funeraria que d? por Calzada en el mismo edificio y que siempre estaba m?s concurrida por las moscas que por ofertas adem?s del caf? de chicharos, malo por dem?s, al piso donde se velaba al miembro de la nomenclatura llegaban sandwich y refrescos frios para los presentes. Cosas del Castrismo.

Al siguiente d?a nos dirigimos al cementerio de Col?n para darle su cristiana sepultura. Todos serios, algun familiar llorando, yo me encontraba presente muy cerca del pante?n colectivo, donde se van enterrando los muertos del d?a seg?n van llegando en esa especie de edificio de microbrigada sepulcral. Los diligentes empleados del cementerio iban bajando el ataud, cuando de pronto, la caja no lograba colocarse horizontal debido a su dimensi?n mayor que lo standard utilizado. Los empleados se miraron sin mediar palabras, pero se pod?a captar su pensamiento- ?Qu? co?o pasa con este muerto?

Como de acuerdo mutuo, volvieron a subir un poco la caja dejandola caer ligeramente m?s fuerte, y nada. Se volvieron a mirar y repitieron la operaci?n, hasta que escuch? un golpe seco de algo pesado. Enseguida comprend?, y ellos tambi?n, mi amigo hab?a caido encima de la otra caja al desprenderse el fondo del ataud, posiblemente de un plywood muy fino o del llamado "bagazo de ca?a comprimido", o sino, un sencillo cart?n permanitex. La situaci?n era muy dificil para esos empleados, para la familia si se percat?, y para m? que no le ve?a soluci?n de ningun tipo y tem?a que de pronto mi amigo se asomara por debajo de la caja, como si se negara a ser sepultado. Rapidamente tom? una decisi?n que me agradecieron los enterradores que no sal?an de la confusi?n. Me dirig? a los presentes haciendole se?as a los empleados de que no continuaran, rapidamente habl? algo de mi amigo, sin mencionar su altura por supuesto, dos o tres frases bonitas que hab?a escuchado en otras despedidas, les d? las gracias a los presentes en nombre de la familia que no me hab?a pedido en ningun momento que las dijera e inmediatamente le pas? el brazo por encima al hijo del difunto y comenc? a abandonar el lugar lo que por suerte hizo el resto de los presentes. Mir? de soslayo hacia atr?s y v? como uno de los empleados se pasaba la mano derecha por la frente y emitia un ligero silbido. Les hab?a salvado el juego, como se dice en el beisbol. Nunca supe como resolvieron el problema, sin embargo, han pasado de aquello posiblemente m?s de 14 a?os y el r?gimen de La Habana tampoco ha podido resolver mejorar las condiciones en que los cubanos les dan su ?ltimo adios a sus seres queridos, y mucho menos, como se puede vivir con dignidad en la Isla.

Si no son capaces de garantizar una vida plena, es imposible que puedan garantizar una muerte plena y tranquila.

hantofe.
julio 30 2006

Publicado por hantofe @ 12:56 PM
Comentarios (6)  | Enviar
Comentarios
Publicado por daniel cad
Lunes, 04 de febrero de 2008 | 12:49 AM
Amigo, qu? buen escrito!!! muy atractivas todas esas historias y an?cdotas que incluiste, pues ayudan a comprender lo que es la cuban?a y su forma de expresi?n (sobre todo en algo tan interesante como lo es la muerte). Te agradezco por haberme permitido disfrutar de ello. Tandr?a otras cosas por decir, pero ser? m?s adelante, con m?s tiempo o tal vez si es posible por mail. Un abrazo desde Barranquilla, Colombia. [email protected]
Publicado por Montesano
Jueves, 03 de abril de 2008 | 1:33 AM
MUY BUENO EL ARTICULO, SE VE QUE ERES REGLANO, O AL MENOS ESO ME IMAGINO, REAFIRMO TODO LO QUE HAS DICHO PORQUE ASISTI A TODOS ESOS O A LA MAYORIA DE ESOS VELORIOS, GIO MONTESANO DE REGLA [email protected]Muchas risas
Publicado por hantofe
Martes, 06 de mayo de 2008 | 12:39 AM
Vaya, un reglano y un colombiano, suficiente para darme una gran alegr?a que pude hacer algo que les ha gustado.

Yo soy un poco de todos los barrios, pero s?, aunque no viv?a en Regla, conozco muchos reglanos, de los mejores, de los buenos buenos y conozco Regla, como la plama de mi mano.

Un abrazo

hantofe
Publicado por Invitado
Martes, 18 de noviembre de 2008 | 9:02 PM
COMO BUEN GUSANO ERES UN HIJO DE PUTA... no ves mas all? de tus ojos, mientes con descaro... ve a chuparle las bolas a Bush, maricon...
Publicado por hantofe
Mi?rcoles, 19 de noviembre de 2008 | 10:12 PM
Pero que cosas hay que leer.
Este blog modera los comentarios, pero, como el anterior mensaje an?nimo, retrata de cuerpo entero a los defensores del castrismo, de la dictadura castrista, de la infamia "revolucionaria, no me hubiera permitido dejar de aceptarlo,

COMO BUEN GUSANO ERES UN HIJO DE PUTA...
Esta frase no puede venir de otro que no sea Fidel Castro, para quien todo aquel que piense que ?l es un hijo'eputa, es un gusano, si fuera Chaves, entonces hubiera dicho pitiyanqui o escu?lido,

no ves mas all? de tus ojos, mientes con descaro...

Creo que este dicho es "No ves m?s all? de tus narices" muchachito/a mononeur?nico.

ve a chuparle las bolas a Bush, maricon..
Si escribe desde el Per? y utiliza esta frase, "las bolas" definitivamente no es cubano, y entonces, como dice que yo miento, ??l sabr? m?s de Cuba que yo?

Para la pr?xima escribe algo que valga la pena, ?comemierda!
Publicado por Gio Montesano
Martes, 05 de mayo de 2009 | 9:12 PM
Definitivamente ese se?or no es cubano, ademas, no entiendo cual es su problema con un articulo tan bien redactado, es una lastima que no haya dado su nombre y ademas estoy 100% que no es cubano. El articulo esta muy bueno y no entiendo por que el estupido ese haya tenido que opinar, o es que acaso le duele la cultura y el buen humor de nosotros los cubanos?