Jueves, 08 de febrero de 2007
Primero, la cosa empez? con unas declaraciones de Carlos Salinas de Gortari criticando lo que el llam? la errada pol?tica de Mexico con respecto a Cuba (Lease Fidel Castro, cada vez que estos "pol?ticos brillantes" se refieren a Cuba) y elogiando la ruin complicidad de los priistas con la dictadura cubana,. bien pagada con la protecci?n que el tirano le diera a Salinas cuando escap? de M?xico con las alforjas llenas de dolares robados a la Rep?blica de M?xico, como cualquier bandolero del Oeste.


Vino la respuesta de Casta?eda el canciller de Fox, muy mesurada y al final plantea que si la relaci?n de Mexico con Cuba (Castro) debe continuar, debe ser sin dejar de tener en cuenta las violaciones de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de libertad de ese pueblo.


Nos mantuvimos desde afuera, observando, tanto las impertinentes declaraciones de Salinas, como las equilibradas de Casta?eda eran de esperar, pero de pronto surgen las declaraciones en defensa de Zedillo de su excanciller y hoy senadora priista Rosario Green Mac?as, y ya no pudimos aguantar m?s la necesidad de mostrar el por qu?, consideramos a todos los gobiernos de Latino Am?rica que parten de los presupuestos planteados por Rosario, para compartir posiciones con Cuba en La ONU o hacerse de la vista gorda con los crimenes de Castro, con tal de decirles "cuatro verdades" seg?n ellos a los Estados Unidos, como gobiernos que han traicionado al verdadero pueblo de Cuba, el que sufre dia a dia las consecuencias del apoyo miserable que consciente o inconscientemente les brindan estos pol?ticos cobardes o imb?ciles, segun el caso a la dictadura castrista.
Una ultima nota: Observen como la "compa?era" digo, la senadora le llama cari?osamente "Robertico" al defenestrado (tronado) excanciller castrista.


Lean bien y detenidamente y ver?n que para esta pl?stica de la conciencia el pueblo cubano, no pinta nada en sus c?lculos, llama fundamentalista a Casta?eda, pero no menciona ninguno de los adjetivos muy bien ganados por Salinas. Elogia a Zedillo porque ?ste cuando los yanquis bombardeaban Kosovo, decidi? bombardear al reprimido pueblo cubano ratificando y justificando a la dictadura que lo oprime.
?Que culpa tiene el cubano de que USA bombardee Kosovo?


La fotograf?a que hace alusi?n de Casta?eda con su padre en algun lugar de Cuba, ha sido explicada por Casta?eda en m?s de una ocasi?n y esta "nosecomollamarla" vuelve a utilizar la historia agotada ya por completo. Baja, sin dudas, la mujercita, muy baja su actitud.

Al final se?ala lo que fue el motivo de su aparici?n en esta controversia, dejar bien claro ante La habana (Seguridad del Estado) que las relaciones entre Cuba y Mexico comenzaron a sentirse despu?s del 2000, por supuesto ella no estaba ya, y me imagino que esta aclaraci?n se debe a que quiz?s, los castristas y su aparato de seguridad, tienen en su poder algunas fotos o algun video con la "estirada funcionaria" asumiendo posiciones un poco inc?modas, pero sin dudas placenteras.




Para Salinas, el mundo termin? en 1944
Rosario Green Macias
ExCanciller durante el gobierno de Zedillo y actual Senadora Priista


Para el ex presidente Carlos Salinas el mundo terminó en 1994, cuando dejó la Presidencia de la República, porque él habla de 1995 a 2006 como si fuera un solo y largo periodo donde no hubiera habido, definitivamente, dos gobiernos de pensamiento y acción distinta: el gobierno de Zedillo y el del ex presidente Fox.
Me parece importante recordar que el presidente Zedillo instruyó a sus dos cancilleres, tanto a José Ángel Gurría como a mí, de que mantuviéramos relaciones cordiales con todos los países y específicamente con Cuba.
No solamente eso, sino que hubo un momento histórico, justamente en 1999, cuando la OTAN decide bombardear Kosovo, y el presidente Zedillo arregla con el presidente Castro que —como una muestra de solidaridad con Cuba y para señalarle a los países poderosos que no se vale actuar al margen del Consejo de Seguridad— México se iba a oponer a la tradicional resolución que en contra de Cuba se explicitaba en el ámbito de la Comisión de Derechos Humanos de Nacionesnidas.
Ese año abandonamos lo que ya era costumbre (que nos absteníamos) y votamos junto con los cubanos.
De esta relación amistosa con Cuba hay todavía un ejemplo más importante. Hubo un momento en que el presidente Castro señaló que los niños mexicanos sabían quién era Mickey Mouse pero no quiénes eran los padres de la Patria. Esto me llevó a pedirle al entonces embajador de México en Cuba, Pedro Joaquín Coldwell que viniera.
Al cabo de unos días, no más de diez, Roberto Robaina, que era entonces el canciller de Castro, llegó a México con una carta de 20 cuartillas que le entregó al presidente Zedillo y que después leyó ante todos los medios nacionales y los corresponsales extranjeros, pidiéndole perdón a los niños mexicanos. Decía que no había habido ningún deseo de ofenderles ni mucho menos sino que era una manera de hablar del imperialismo cultural.

Todo se arruina con Castañeda.
No hubo absolutamente ningún problema hasta el fin del año 2000. Cuando en diciembre entra el señor Jorgeastañeda, primer canciller del presidente Fox. Ahí todo se arruina, porque Castañeda es —del primer pelo de su cabeza a la última uña de sus dedos del pie— anticastrista, anticubano. Gobernó sobre una cancillería a la que trastocó y la llevó a ser promotora de un voto de censura a Cuba y a ese ritmo que concluyó con el tristemente famoso ?Comes y te vas?.
Esta es la historia que no se cuenta en el ensayo del licenciado Salinas. Él tiene su propia visión y tiene derecho a tenerla. Pero es muy difícil tragarme la píldora de la distorsión que hace de una historia que yo sí viví. La viví en la ciudad de México, la viví en Tlatelolco y la viví al lado del presidente Zedillo en Cuba.

Balance del sexenio zedillista.
Ciertamente, el presidente Zedillo no fue el más pro-cubano de todos los presidentes. Pero fue un presidente eminentemente respetuoso de las formas y de la tradición que heredaba, no del régimen anterior sino de muchísimos años atrás.
Yo diría que no fue el presidee más cálido hacia Cuba pero fue un presidente que tuvo respeto por su contraparte cubana en todos los momentos en los que interactuaron, que fueron muchísimos en muchos ámbitos.
Además, hubo dos cancilleres: José Ángel Gurría y yo, que supimos interpretar la indicación constitucional de que compete al presidente determinar la política exterior y a su canciller simplemente ponerla en práctica.
No pretendimos, como pretendió Castañeda, ni ideologizar la política exterior ni darle el sabor que nuestras tripas en esos momentos determinaron.

No hubo desgaste.
No hubo desgaste en la relación entre ambos países durante la gestión del presidente Zedillo. Yo no sé de dónde obtiene Salinas la información de un desgaste. El ejemplo más claro es el voto con Cuba, para evitar el sojuzgamiento y esa pretendida intromisión en la vida de Cuba. Con eso dio Zedillo la prueba más increíble de que se pudo defender la postura de México al lado de Cuba. Lo mismo con la visita del presidente Clinton a una de las haciendas yucatecas. La prensa le preguntó a Zedillo: ?¿Oiga, pero por qué México no se abstuvo y votó al lado de Cuba??
El presidente Zedillo respondió ?Porque es importante que sepan los países grandes que el poder no tiene por qué darse a costa de los pequeños. Acaban de bombardear Kosovo los países miembros de la OTAN, al margen de cualquier indicación de Naciones Unidas que es la única que puede, mediante el Consejo de Seguridad, dar de alguna manera si no la autorización, revisar el asunto y decir, bueno, pues ni modo es el último recurso la guerra y estamos hechos para la paz. En cambio, los poderosos de la Organización de Países del Atlántico del Norte decidieron lanzar sus bombas contra Kosovo. Y el voto de México fue el voto de los países que no lo tienen en la OTAN y que no tienen voz en el Consejo de Seguridad, porque no tienen veto y que son países que como Cuba, sujetos a intervenciones y a una serie de actos que quedan fuera del derecho internacional.
Este voto a fav de Cuba y en contra de una misión de observación de Derechos Humanos en la isla fue una llamada de atención a los poderosos para decirles: No nos vamos a sojuzgar. Ustedes podrán tener el poder y las armas y las fuerzas de los capitales pero nosotros tenemos la razón que nos da el derecho?.
Entonces no podemos hablar de un alejamiento ni de un enfriamiento, ni mucho menos. He dicho con toda sinceridad que no fue el más pro cubano de todos los presidentes, pero fue un presidente respetuoso que cumplió con todas sus responsabilidades.
Cumplió con el acuerdo de San José, cumplió con los acuerdos comerciales que tenía con Cuba, cumplió con todas sus responsabilidades. La política hacia Cuba cambió a partir de la llegada de Jorge Castañeda a la cancillería.

Castañeda, fundamentalista de derecha.
Sin duda, ahí es donde hay que ubicar el gran desgaste que sufre la relación y el distanciamiento que se da entre los dos países. Y llega hasta la actualidad, porque Luis Ernesto Derbez hereda el mahumor que le provocaba a Jorge Castañeda Cuba.
Jorge escribió contra Cuba, lanzó cualquier cantidad de diatribas, más movido por su propia ideología fundamentalista de derecha que por alguna otra cosa. Las investigaciones de Jorge no fueron hechas con la cabeza. Él, que es un hombre tan inteligente, las hizo con el hígado. Eso revela su enorme enojo y su enorme rencor por una isla que, curiosamente, lo recibió cuando era un adolescente.
En algún momento, Castañeda se transforma en una especie de ogro de derecha. Tengo fotografías en donde se ve en Cuba a un muy joven Castañeda, vestido de miliciano con una metralleta, porque había una gran cercanía de don Jorge Castañeda, el padre, con la Isla. Era una cercanía hasta ideológica. Yo la puedo constatar. El padre de Jorge Castañeda fue el primer jefe diplomático que tuve. Yo era primer secretario y él era mi embajador en Ginebra.
El presidente Fox, como no le interesaba o no le entendía mucho a la cuestión internacional o le confiaba demasiado a su cciller, lo dejó hacer y deshacer. La ruina entre la relación entre México y Cuba se da el primero de diciembre de 2000, cuando entra a la cancillería Jorge Castañeda hijo.

Zedillo no fue sumiso.
Niego a morir que, como dice el ex presidente Salinas, la lejanía de Cuba sea resultado de la sumisión o de la ignorancia de los ex presidentes Zedillo y Fox.
Porque ni el presidente Zedillo era sumiso ni era ignorante. Fue un presidente valiente, yo diría que hasta brillante en muchos aspectos; fue un presidente que honró a la institución presidencial y que supo hacerla respetar.
Creo que el señor Salinas tuvo una relación difícil con el presidente Zedillo, porque éste fue un hombre que puso el derecho por enfrente de todo en su gobierno y, uno de sus primeros pasos de gobierno fue encarcelar a Raúl Salinas.
Creo que ese es un rencor que probablemente no va a dejar de lado el licenciado Salinas.
No creo que la relación esté destruida para siempre; creo que, lamentablemente, Castañeda la vulnó fundamentalmente. Pero, tengo la esperanza de que, si Derbez no supo resolverla, la canciller Patricia Espinosa encontrará el camino.
Yo esperaría que hubiera una interparlamentaria pronto entre los senadores y diputados mexicanos y los senadores y diputados cubanos. No tenemos porqué convidarnos de odios o de distorsiones que pudiera haber habido, en algún momento, con los cancilleres del presidente Fox.
En ese sentido, espero que encontremos la forma que merecemos los mexicanos y cubanos de reparar la relación que se rompió a finales de 2000 y no antes.

*Opiniones de la ex secretaria de Relaciones Exteriores.Alianzatex.com

Tags: política mexicana, Granma, Fidel Castro, Castañeda, Salinas, Rosario Green, Revolución Cubana

Publicado por hantofe @ 10:35 PM
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios