Martes, 15 de julio de 2008
Han transcurrido 14 años del hundimiento de un remolcador cargado de personas que buscaban su libertad.

37 personas de todo genero, sexo y edad encontraron la muerte a manos de los esbirros de la dictadura cubana.
Sergio Perodín, un sobreviviente, narra que desde la misma bahía ya se habían percatado que estaban esperandolos los de la seguridad. Tres Remolcadores metálicos, (el 13 de marzo era de madera) uno detras desde la Bahía y otros dos ocultos detrás del Morro los esperaban para con embestidas y chorros de agua a presiones insoportables por el ser humano hundirlos, mientras que hacian giros para segurarse que no hubieran sobrevivientes que constituyeran molestos testigos.
Sergio y otros más, se mantuvieron asidos a una nevera que flotaba, de pronto pararon el ataque y displicientemente arribaba una torpedera de la tiranía a recogerlos. Ya encima del barco, Perodín veía a unos mil metros, un barco de bandera griega que intentaba entrar en la bahía. Ese barco, estropeó los planes de Castro, era un testigo indeseable.

Por un error imperdonable mio, falta una foto y es la de Yousell Eugenio Pérez Tacoronte, un niño de apenas 11 años que corrió la misma suerte del resto de las víctimas.

No dudo que alguien trate de justificar esta acc1ón, pues en la internet hay de todo, pero para ellos no va dirigido este mensaje, sino, para aquellos que aún piensan que la "revolución cubana" es un compedio de humanismo y justicia social, para que vean la cara de los muertos de Fidel Y Raúl Castro.
Fidel con su cinismo de siempre, acusó a las víctimas de la suerte que corrieron, pro esta vez, quedaron muchos testigos para que todos conozcamos la verdad de esa masacre, al igual que la de Rio Canimar, el derribo de cuatro avionetas, el fusilamiento "ejemplarizante" (dicho por él mismo, de tres jóvenes.



Tags: Cuba Revolución Fidel

Publicado por hantofe @ 8:23 PM
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios