S?bado, 13 de septiembre de 2008
Una vez más los cubanos enfrentan desastres naturales que encima del desastre político que ha venido sufriendo durante medio siglo, acentúan el daño que estos fenómenos causan.

De nuevo, los que detentan a la fuerza el poder en Cuba, eligen por el pueblo y comienzan a hacer política con la desgracia sufirda.

Estados Unidos, siempre ha participado en todas las movilizaciones humanitarias para ayudar a damnificados, por lo que no es extraño que ofrezca su ayuda al pueblo cubano en estos momentos y para ello disponen como es normal, hacer una evaluación de los mismos en el terreno, para considerar todas las necesidades y la forma en que más rápido pueda llegarse a cada necesitado. Hasta ahora, en ningún país ha ocurrido nada que atente contra su soberanía en la práctica de esta actividad.

Son muchas las peticiones de los Estados Unidos para la reincorporación de Cuba al conjunto de paises libres y democráticos, pero nada de eso se ha planteado a la hora de brindar la ayuda, sólo existe una condición, y es que la ayuda se haga a partir de verdaderas organizaciones no gubernamentales, sean del país o del extranjero, Caritas, Cruz Roja Internacional, etc. Requerimiento lógico, por cuanto hay muchas pruebas de que el régimen cubano, desvía estas contribuciones para actividades que no tienen que ver nada con los damnificados, e incluso las ha enviado a terceros paises para darse la pompa política de extrema generosidad y de que en Cuba no hay necesidad de esos productos.

Ningun cubano se extraña de entrar en cualquier tienda de divisas y encontrarse productos de donaciones, muchos han conocido, los actos de entrega de donaciones a un hospital determinado con la presencia del personaje en cuestión que representa al pais donante, y al instante de terminar el acto, inmediatamente retirar de ese centro las donaciones y trasladarlas haciaa donde el dictador ha decidido colocarlas. Son harto conocidos la existencia de equipos electromédicos existente en hospitales que practican el Turismo de Salud, mientras que en los hospitales a los que asiste el pueblo no existen dichos equipos.

Todo esto, lo agregamos nosotros, para fundamentar nuestras ideas, porque el Gobierno de USA no ha manifestado estos argumentos.

Sin embargo, los voceros del régimen pronto empiezan a vincular un fenómeno atmosférico, con levantamiento de sanciones, créditos norteamericanos, etc, que politizan un asunto tan humanitario, respondiendo como siempre a nombre de los damnificados sin consultas de ningun tipo.

Pero, no sólo el régimen juega con la suerte de los cubanos para hacer política, pues los asesores del candidato a la presidencia de los Estados Unidos por el partido Demócrata le han aconsejado al candidato, que por supuesto, no conoce las interioridadesd el problema cubano que comenzó cuando aún él no había nacido y se suma a la petición de levantar las restricciones a Cuba para satisfacer la demanda de los verdaderos elementos mafiosos de Miami que lo apoyan, si es que existe mafia de cubanos y que parecen ignorar que con dolares, los cubanos pueden ponerse una curita, pero nadie podrá levantar sus casas de nuevo, con dólares no podrán los cubanos reconstruir viviendas abandonadas por medio siglo y en último caso, no son todos los cubanos damnificados los que tienen un famlliar en el extranjero con suficientes recursos monetarios para mejorar su situación sin contar los que ni siquiera tienen familias en el extranjero a pesar de los casi dos millones de cubanos que han tenido que emigrar y han contado con la posibilidad de hacerlo, contra once millones de cubanos, por lo que la solución individual es una solución egoista.

Los damnificados son además de diferentes posiciones políticas, afectos o desafectos al régimen, la naturaleza no conoce de discriminación cuando va a favorecer o perjudicar a un pueblo.

Todas las posiciones políticas que se asuman en un problema humanitario, son hipócritas e inhumanas. Basta ya de demagogia, lo que hay es que exigirle al régimen que permita a los cubanos damnificados recibir libremente la ayuda de quien sea para que el pueblo pueda enfrentar las consecuencias no sólo de Gustav, sino de Ike que en estos momentos amenaza con atravesar lsa Isla de este a Oeste.

Raúl y todos sus lacayos deben levantar las restricciones que le han impuesto al pueblo con respecto a decidir si recibe las ayudas o no, ya que ellos han sido olímpicos incapaces en proporcionar seguridad y bienestar del cubano.

Tags: Cuba huracán Ike

Publicado por hantofe @ 7:54 PM
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios