S?bado, 09 de enero de 2010
En Miami, hay excelentes cantantes y músicos, muchos sin vinculos actuales con el espectáculo, otros haciendo lo que pueden para con sus actuaciones de part time, aumentar sus ganancias y con ello la calidad de vida de su familia.
Existen los que por motivo de su edad y además no estar al tanto de las nuevas corrientes musicales en la Isla, mantienen su repertorio que comparten con sus antiguos fans. Algunos muy renombrados a fuerza de sus esfuerzos han alcanzado alturas increibles en la fama o se han convertidos en celebridades internacionales, y no quiero mencionar nombres, para que no se me quede ninguno sin mencionar.
Pero, los nuevos acordes y bailes, también cuentan con excelentes interpretes. Hoy se pronuncia por algunos jovencitos imberbes que comercian con el arte la palabra "Timba" como si esto fuera un fenómeno del nuevo siglo, por lo que tenemos que beber de ese nuevo ritmo de la interpretación de los artistas que todavía permanecen en la Isla, por cuanto es algo muy novedoso fuera del alcance de los músicos del exilio.
Siento defraudarlos, porque la timba hace mucho rato que es mayor de edad y si ha tenido algunos obstáculos para imponerse en el mundo, paradojicamente se debe a la excelente técnica de los músicos que la interpretan, lo que la hace un poco complicado para un público acostumbrado a la música de dos o tres acoordes desde el principo hasta el final, y tampoco mencionaré nombres de esas músicas porque no quiero ser incomprendido por algúb hermano de otros paises, por cuanto ni soy musicólogo, ni tampoco es mi intención ofender a terceros.

Pero, bueno, si a pesar de todo esto, no queremos enfrentar el problema como lo hizo Miami Sound Machine, y otros, que desde Hialeah conquistaron el mundo y nos dejaron demostrado que se puede hacer, que es posible, incluso si se le pone la misma pasión que le ponen estos "empresarios" cuando se enfrentan a incomprensiones y desacuerdos de muchos cubanos de Miami.

Claro, los desacuerdos no vienen dados con todos los artistas que vienen de la Isla, generalmente ocurren cuando esos artistas han acuñado su arte con un respaldo incondicional a la dictadura cubana, esto, los "limpia"con el régimen con quienes intercambian apoyos culturales por prebendas y privilegios fuera del alcance de otros artistas y en general del resto del pueblo.

Cómo se entiende esto, si te plegas, tus canciones se emitiran en la radio y serás invitado a la Televisión, a los actos multitudinarios y sobre todo, tu permiso para salir a un contrato será rápido y seguro. Se te considerará un "embajador cultural". Para adquirir nuevos instrumentos, por supuesto, que no tendrás tantos inconvenientes como el resto y hasta algunos romancillos homo o heteros con extranjeros de categoría serán pasados por alto, incluyendo simples amistades donde siempre se les pega algo de pacotilla, contratos y quien sabe si hasta matrimonios convenientes.

Algunos tienen sus confortables casas o apartamentos, autos, manejan unas buenas sumas ganadas en giras o en venta de discos, pero abandonan Cuba, porque por supuesto, carecen de la libertad, porque "con la revolución todo, contra la revolución nada" y faltar a esta maxima puede tener consecuencias funestas siempre en mayor o menor medida. A esto se le suma, esa ambición nata de los humanos de querer ganar siempre más y más, sobre todo, en un lugar donde lo tuyo sea protegido por las leyes y no donde una frase del dictador o sus cercanos, pueda despojarte de todo cuanto tienes de un plumazo.Todos amamos la seguridad y la estabilidad, dos cosas que en Cuba no existen y todo depende de como corra el agua en el puesto de mando de los Castros.

Hace unos cuantos años este movimiento de presentaciones en Miami de artistas de la Isla afectos al régimen, se viene sucediendo, los que molestan a la dictadura o aquellos imparciales no cuentan para los empresarios, quizás, porque se les dificulta el permiso de salida, vaya usted a saber, y de los que viven con una posición digna de enfrentameinto, los que no varían las letras de sus canciones a cambio de un contratico con estos empresarios, ni siquiera vamos a comentar las negativas a salir del país.

Luego del ascenso al gobierno del presidente Barack Obama, se dispararon las gestiones y se multiplicaron los planes, por su parte la dictadura ha ido elevando el nivel de sumisión de los visitantes, al punto de que han ido apareciendo en Miami hasta los que lanzan ofensas abiertas al exilio, retos y hasta han llamado Miami, como la trinchera del enemigo donde ellos han librado grandiosas batallas, como dijera el cantante de Van van al recibir una medalla por la valentía demostrada en un combate en la calle 8.

No me gusta mencionarlos para nada, pero, para que vean hasta donde piensan llegar estos amantes de la "Timba" (aunque Van Van no toca "Timba" ni mucho menos), ya anuncian con bombos y platillos a Silvio Rodriguez, que ni toca timba ni tiene muchos admiradores en Miami, ni siquiera en Cuba, donde ni su propio hijo lo comprende.

Quiero mostrar dos video de este año, y para ello, recordemos al que ni es médico ni canta salsa planteando sus argumentos, pero nunca diciendo que el sería capaz de ganarse el pan en una factoría o un hospital, como han hecho muchos artistas antes de escalar la cumbre de la fama.
El segundo, un video de cuando el cantaron las 49 a Manolín, y el tercero, un video de un artista que no le importa que le nieguen la salida, porque él no vá a cambiar y cada vez vá a seguir "jodiendo" más a los represores.

                                            

Aquí les cantan las 40 y como bien le enseñaron acusa a quien no está de acuerdo, conque está loco, nada más se le ocurrió al "médico".

                                            

Por supuesto, a estos artistas que tienen muchos admiradores en el mundo incluyendo Miami, no los traen. Adivinen por qué.



                               

Tags: miami cuba musica

Publicado por hantofe @ 6:01 PM
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios